optika-iia-1jpg

Creo que esta cámara le va a sonar a muy poca gente, por no decir a nadie, la Optika IIa es una evolución para exportación de la Rittreck IIa, son literalmente idénticas. Es la única cámara réflex de 6×9 fabricada en Japón en la historia de la fotografía.

Esta cámara se comenzó a fabricar en el año 1965 y en 1968 Musashino KoKi dejo de comercializarla en favor del modelo Rittreck 6×6 que después derivaría en las famosísimas y muy cotizadas Norita 66, después de vender su patente a este grupo; en la actualidad Musashino KoKi sigue fabricando diversos modelos bajo el nombre de Wista Company Limited.

Pues basicamente, la Optika IIa es algo así como una Mamiya RB, aunque la RB es muy posterior, pero para que se entienda el concepto, o lo que es lo mismo, una cámara réflex modular de formato medio, de hecho disponia de 4 formatos de toma, 3 de ellos en el mismo chasis (6×9 6×7 y 4,5×6) varias opciones de chasis para película en rollo 120 y para placas 6×9 con marcas en la pantalla de enfoque para todos los formatos disponibles. Capacidad para reproducir en formato 1:1 (lo que podemos denominar macro) invirtiendo la placa del objetivo standard y un buen puñado de ópticas adicionales disponibles desde 50 a 600mm.

La Optika IIa no tenia retorno automático del espejo ni automatismo de cierre del diafragma por lo que el uso es bastante lento comparándola con las réflex posteriores. Hay que abrir el objetivo para enfocar y cerrarlo hasta el diafragma de trabajo manualmente en cada toma y perdemos la visión en el visor tras cada disparo pues el espejo no vuelve a colocarse en posición de foco hasta que no armamos el mecanismo de obturación; que es del tipo plano focal con cortinillas de tela de recorrido vertical. Las velocidades disponibles van desde 1/20 a 1/400 mas B con sincronización de flashes electrónicos a 1/20. Y el paso del film no esta sincronizado con el armado de la obturación.

Cuesta imaginar a los fotógrafos deportivos de la época armados con semejante armatoste con visión invertida horizontalmente ya que el visor de cintura no es intercambiable y no hay posibilidad de corregir con prismas y disparando a pulso con un tele pues el peso pasa ampliamente de los 3Kg en esta configuración (ojo que hay cámaras de GF que pesan menos). Sin lugar a dudas, pese a lo que se quería hacer creer con la publicidad de la época, su lugar estaba destinado al estudio, montada sobre columna.

optika-iia-7

La sensación en la mano es realmente impresionante, en configuración básica, es decir, con el Luminant 105mm y chasis básico de 6×9 la cámara pesa 2,7 Kg, mas o menos el doble que una Hasselblad 500 en la misma configuración. Yo he salido con ella a la calle y lo que se dice cómoda, puedo asegurar que no es, las fotos de muestra que pongo mas abajo están tomadas a pulso en configuración básica.

Comenzamos con la carga del film que no es nada sencillo y requiere cierta practica, pero no es nada que no se resuelva con un par de cargas previas. Hay que situar el contador en la foto nº1 y después de cada toma hay que volver a avanzar el film hasta la siguiente foto, no hay que olvidar que el arrastre no esta sincronizado con el armado de la obturación. Levantamos la tapa del objetivo que sirve a su vez de parasol con el objetivo estándar de 105mm, abrimos el enorme visor desplegable y se nos muestra una inmensa pantalla de enfoque muy brillante, mucho!!, tanto que se puede enfocar sin problemas con el objetivo en posición de trabajo a f8 o incluso f11 si la luz de la calle es buena y no tiene mas ayudas que una simple zona central mas brillante, pero se puede coger foco en toda la pantalla. La pantalla no es intercambiable y dispone de marcas para todos los formatos de toma disponibles como comentaba mas arriba. La operación de foco es rapidísima y muy certera pese a la poca profundidad de campo disponible con el formato 6×9 y las 8 fotos disponibles pasan a buena velocidad pese a la lentitud de la operación de carga y disparo. Tiene también un visor de Galileo o deportivo que cubre el encuadre del objetivo 105.

Sinceramente no es cámara para andar sin trípode, no aconsejo llevarla a pulso porque después de media hora con ella en las manos acaba uno agotado

En la mano se nota que es un aparato de fabricación impecable, muy cuidado en los detalles y muy agradable al tacto. Mecánicamente es bastante compleja en el diseño pese a la sencillez de uso, su obturador se basa un sistema de dobles ejes muy poco común que hace que sea propensa al bloqueo por falta de uso.

 

Se ven muy pocas de estas cámaras en Europa, la gran mayoría están en USA o en Japón y gran parte de ellas se encuentran en desuso precisamente por el problema mencionado. La que aparece en las fotos es de mi colección como todas y tuve que hacerle una revisión muy importante antes dejarla en orden.

Las fotos de muestra fueron realizadas con película Fujifilm Acros 100 caducada y revelada con Argenti U.F.D. en dilución 1+10

 

 

El Luminant 3.5/105 es un objetivo multi revestido con diseño Tessar de 4 lentes,  tiene un circulo de imagen de 110mm por lo que usa prácticamente el centro de la imagen, lo que le confiere una gran nitidez en todo el campo de visión pese a ser una óptica de tan sencillo diseño. Soporta muy bien las luces parásitas, el retrato de la muestra esta tomado sin filtro, sin parasol y con un fuerte contraluz, la lectura de la exposición, tomada en las sombras (1/125 f4), mete toda la parte central de la gama tonal en la imagen y sin sacrificar las altas luces de la pared con sol directo que se representan con toda su textura. En las otras tomas de paisaje rural se ha forzado al extremo esta situación, mostrando zonas en la sombra mas profunda y zonas a pleno sol y el Luminant resuelve maravillosamente la situación; por supuesto no hay edición digital de ningún tipo.

 

Manual de instrucciones aqui

Anuncios