big mini

La Konica Big mini es una cámara “enorme”, según nos dice el fabricante con esta denominación tan contradictoria, en realidad es una expresión irónica, la cámara es chiquita solo pesa  180 gr. con la batería CR123 y el carrete pero esconde un buen potencial gracias a la óptica que emplea.

El objetivo es la madre del cordero en esta compacta, un diseño casi simétrico de 35mm f3.5 con un revestimiento muy bueno (sobre todo en la parte frontal)  y con una distancia mínima de foco de 30cm y que nos da un rendimiento mas que decente y gracias a el, esta compacta no se queda en una compacta mas de esas que no merecen ni que se les ponga un carrete dentro.

Leo con bastante sorpresa lo que dicen de ella en Lomography y en otras partes como por ejemplo en JCH, y es que no es para menos mi sorpresa porque leyendo estas pruebas uno tendría la sensación de que va a comprar una cámara de campanillas, la llegan a comparar con la Ricoh GR, “por  Dios bendito”, es una buena compacta pero no es como la pintan, esto no es una Ricoh GR ni por asomo.

Para empezar, el visor es una mierda y en una cámara de apuntar y disparar esto debería de ser una de sus principales virtudes, así que empezamos mal. El modo de exposición es completamente automático, sin posibilidad de ajustes de ningún tipo salvo por los múltiples modos de flash y un compensador de + – 1.5 EV, o sea, nada de nada porque ni siquiera es capaz de recordar esto después de apagada y solo lee códigos DX por lo que deberemos de olvidarnos de poder hacer forzados ni de cargar cartuchos de recarga para película en lata a no ser que le pongamos pegatinas DX y con ello engañemos al exposímetro.

El Enfoque por infrarrojos es medianamente certero, os dará mas de una toma con foco erróneo, no es infalible, lo bueno es que tiene memoria de foco presionando el botón a medias, por lo que por lo menos podremos componer alguna toma con el sujeto lejos del centro mientras se sostiene el foco y el valor de exposición.

En la mano se siente como lo que es, una compacta mala y de bajo coste, no da nunca la sensación de ser una cámara ni siquiera medio buena, claro que se pueden sacar fotos con ella y cabe en un bolsillo pero no es mas que una cámara para empezar; si nunca antes has tenido una o para tener como cámara de viaje en grupo sin muchas complicaciones es para lo único que sirve realmente. No entiendo muy bien que razones hay para poner estas cosas tan lejos de la realidad, quizás por esto mi juicio haya sido un poco mas exigente de la cuenta pero es que no creo que sea muy bueno engañar a nadie con estas cosas. No hay razón para que estas cámaras alcancen  precios tan poco acordes con la realidad.

 

Manual de instrucciones

Konica Big Mini

Protopan 400 revelado con Rodinal 1+25

Anuncios