rectaflex 25000

El sueño de un apasionado hecho realidad, porque Telemaco Corsi soñaba con la cámara perfecta.

Llevar a cabo un sueño como este es prácticamente imposible, reunir las condiciones técnicas humanas y económicas recién acabada la 2ª Guerra Mundial y materializarlo en la devastada Europa es tarea reservada exclusivamente a un loco, a un soñador o a una persona de una tenacidad fuera de lo común, pero Telemaco Corsi reunía a la vez todas esas condiciones.

telemaco

Ideo diseño y llevo a cabo una autentica revolución que seria la base de toda la industria actual de cámaras fotográficas réflex, a veces, las cosas no suceden porque si, son producto de un momento de iluminación o de locura, la historia esta repleta de ejemplos y sin duda la de este abogado inventor italiano es uno de ellos. Que torrente de imaginación entre sus bocetos figuraban no menos de 20 ideas que habrían revolucionado la fotografia al mismo nivel que lo hizo esta si no mas. Se puede afirmar sin lugar a dudas que Corsi era un autentico visionario a la altura de da Vinci (hablando técnicamente de fotografia).

La Rectaflex, la Reflex Magica como se la denominaba en la publicidad de la feria de Milan de 1948 fue la primera cámara réflex con imagen a nivel del ojo no invertida (erróneamente se dice que fue la Contax S, falta de conocimientos o de rigor), que es lo que todos tenemos hoy en día en nuestras casas en nuestras flamantes réflex, porque antes de esto la imagen que teníamos a nivel del ojo en las réflex estaba invertida de izquierda a derecha, lo cual era mas o menos llevadero, el problema venia cuando teníamos que hacer una toma vertical ya que entonces la inversión nos daba una imagen totalmente del revés. Así que vino  este señor a ponernos las cosas en su sitio con su invento. La idea era tan genial como sencilla, un pentaprisma de 5 caras se encargaba de darle las vueltas necesarias a la imagen para que esta se presentara a nuestros ojos en su posición correcta. Ojo con el “inventito” que vino a reescribir la historia de la fotografía por completo y que sigue vigente hoy en día.

La Rectaflex fue diseñada sin escatimar en gastos, El estado se volcó con el proyecto de  Telemaco y allano el camino facilitando la liquidez necesaria para hacerse con las instalaciones necesarias y todo esto con un prototipo de madera y unos bocetos de papel explicando su idea que en realidad era imposible de comprobar hasta que no se llevase a cabo, con un par de huevos, el tío logro convencer a los inversores para aportar una cifra astronómica en plena postguerra. Telemaco que estaba impresionado por el nivel de precisión y de acabado de las Zeiss Ikon no quería conformarse con cualquier cosa e ideo lo que hoy en día seria una empresa modelo de tecnología punta desde la mas absoluta nada. El arquitecto del edificio era ni mas ni menos que Walter Gropius fundador de La Bauhaus. Pero Telemaco cometió el error de fiar todo el apartado económico del proyecto al estado Norteamericano a quien había vendido el grueso de la producción, concretamente 30.000 cámaras adjudicadas en una licitación publica para la armada, lo que estrangularía definitivamente el proyecto.

Técnicamente era una cámara perfecta, todo el armazón era mecanizado unidad por unidad y ajustado a mano por un operario especializado que firma con su numero la pieza en la cadena de montaje, se requerían 40 horas de trabajo artesanal para su montaje y ensamblado, mas 8 horas extra de pruebas en laboratorio, el sistema de velocidades lentas se encargo  a maestros relojeros suizos que lo fabricaron a base de oro y rubíes como si de un reloj de lujo se tratase, los objetivos fueron del mismo modo encargados a los mejores ópticos de Liechtenstein, Alemania, Francia o Inglaterra. Lamentablemente la industria Italiana de mecánica de precisión, no tenia el nivel de ajuste, tolerancias y acabado las cámaras Alemanas y muy pocas unidades han llegado hasta nuestros días en perfectas condiciones, solo las unidades que se guardaron en trasteros o en otros lugares durante décadas preservándolas de un uso muy intenso han llegado hasta nuestros días  en estado operativo.

En todas las series en total, solo se fabricaron un total de unas 31.000 cámaras Rectaflex de las cuales según mi amigo Marco Antonetto (autor del libro de culto sobre la historia de la marca), solo quedaran en el mundo a penas un par de miles de ellas. Es como si se las hubiera tragado la tierra.

Mi historia con las Rectaflex ha sido y sigue siendo de pura admiración, mi primera Rectaflex que fue una Liechtenstein, de las que solo se fabricaron 200 unidades y no se vendió jamas ninguna y que estaba en muy malas condiciones, la compre en Bievres a principios de los 90 al que luego seria un muy buen amigo y colega, un vendedor de Bruselas que era un griego de origen Italiano; la tenia envuelta en unos paños como si de un tesoro se tratara. Me llamo para que fuese a la parte trasera de su stand para enseñarme algo muy especial, el sabia que a mi me gustaban las cosas un poco especiales y yo que no había visto en mi vida una Rectaflex, me sentí un poco defraudado al ver aquello tan tosco en tan pobres condiciones, La tenia llena de polvo y de suciedad por todas partes y totalmente bloqueada, si que me fije en que la óptica era de un fabricante de los de primera linea, Som Berthiot no fabricaba lentes para cualquier cámara de fotos así que si aquello llevaba un Berthiot con montura especial debía de tratarse de algo de un alto nivel técnico. Llegamos a un acuerdo y se la cambie por unas cuantas cosas y algo de dinero con la intención de restaurarla para que funcionase correctamente y así lo hice y unos meses mas tarde lucia plenamente operativa en mi colección y tras las primeras pruebas me corroboro que se trataba de una pieza de altísima calidad. Hoy en día una de estas con el Som Berthiot estando todo perfecto cuesta mas que muchos coches nuevos.

Después esto despertó mucha curiosidad en mi, la información era absolutamente inexistente, nadie sabia nada de estas extrañas cámaras que parecían un objeto de puro art deco  así que me fui informando como podía en ferias a lo largo y ancho de Europa ya que internet en esa época no estaba ni en los sueños de ningún iluminado, hasta que di con Marco Antonetto quien después publicaría “La Réflex Magica”, libro de culto considerado la biblia de las Rectaflex, de modo que en pocos años me encontré con una docena de cámaras Rectaflex perfectamente restauradas y operativas, creo que debo de ser de los pocos que tengan un numero de unidades similar y que estén en perfecto orden de marcha tanto mecánica como ópticamente.

La sensación en la mano al coger una Rectaflex es única, muy pocas cosas en fotografía te transmiten una sensación de sobriedad como lo hace esta cámara, tener entre las manos un mito de semejante envergadura es sin duda una sensación única; probablemente a la vuelta de unas pocas décadas esto va a ser literalmente imposible porque el parque de unidades operativas disponibles baja a velocidad de vértigo y cada año que pasa es mas complicado hacerse con una. La carga de la película es bastante sencilla, hay que retirar la tapa inferior que sale junto con el respaldo como una Nikon F por ejemplo y bobinar el film sobre el spool, mas o menos como hacemos con una Leica M3. El visor es muy poco brillante, no esperéis que este en muy buen estado, la mayoría de los pentaprismas se encuentran muy deteriorados así como las pantallas de enfoque que tienen ayuda de imagen partida a 45º. Cumplen con el cometido básico de enfoque y encuadre, en esto no os volváis locos que no hay cámaras que lo tengan perfecto, solo unas pocas y no merece la pena pagar la fortuna que cuestan solo por eso. Como ya sabes esto no afecta a nuestras imágenes.

Si alguien se decide por comprarse una, (no lo aconsejo) lo mejor seria buscar una de la serie 25.000 que son las mas fiables y no es muy cara. Funcionando razonablemente bien estará entre 400 y 600 EUR y de los objetivos, el Schneider-Kreuznach Xenon 2/50 es el que tiene un precio mas razonable, no debería de costar mas de 300 o 400 EUR en un estado operativo. Hay una serie de lentes mas económicos  que se fabricaban en Milan por Filotecnia pero son bastante flojos en definición y contraste, sin duda los mejores son los P. Angenieux o los Som Berthiot pero estos cuestan varios miles de euros (según que versiones y tiradas). Hay una versión del Kilfitt Macro-Kilar de 40mm que es una autentica maravilla, pero es rarísimo en montura Rectaflex y los pocos que hay no están muy bien. Podéis ver también algún Ultron firmado por Rectaflex que en realidad eran adaptaciones en fabrica para objetivos de distinta montura (el único junto al Kilfitt que sirve para color). Tened en cuenta que todas estas ópticas carecen de revestimiento múltiple y son de cristal muy blando por lo que el estado en el que los encontrareis no va a ser muy bueno, pero si están limpios os permitirán tomar fotos sin problemas. Ojo, usadla siempre para blanco y negro, en esta época la película en color no estaba nada popularizada y los fabricantes no solían incluir óptica apta para color en sus catálogos.

rectaflex

Kodak T-Max 100 1/1300 f 5.6 Rectaflex Junior + Xenon 2/50

 

Todas las versiones de la Rectaflex están basadas en la original, en realidad son todas evoluciones de este modelo a la que se fueron añadiendo pocas pero buenas mejoras, las series hacen referencia siempre a su numeración de serie. Todas excepto la Rectaflex Junior que era una versión con obturador sencillo y sin el complicado y carísimo mecanismo de velocidades lentas.

Después del cese de la producción de las Rectaflex, Telemaco Corsi diseño la Recta, una telemetrica con montura Leica L39 que no paso la fase de prototipo y de la que solo se hicieron 6 unidades

No encontrareis demasiada bibliografía al respecto, un somero repaso en la wiki y poco mas, tan solo el libro de Marco y un catalogo de Patrice-Herve Pont, no hay ningún otro tratado que hable sobre esta maravillosa maquina y sus ópticas. Una verdadera lastima. Sirva esta entrada para dar un poco de información sobre la mítica saga y que el legado de Telemaco Corsi no quede enterrado en el olvido para siempre.

rectaflex

Rectaflex Series 30.000 + P. Angenieux 2.9/50 Type Z2 + Kifitt Macro-Kilar 2.8/4cm

Curiosamente se vendieron muy pocas unidades de las Rectaflex en Italia, el grueso de la producción estaba destinado a los Estados Unidos sobre todo. Como curiosidad, indicar que las Rectaflex llevan una chapa interna identificativa que se grababa con el nombre del importador a quien iba destinada. Esta tapa oculta el mecanismo de velocidades lentas.

En la foto de la izquierda una unidad que perteneció a la familia Real Finlandesa, la de la derecha es una de las pocas que se destinaron al mercado interno Italiano

 

Como curiosidad comentar que el significado del logo de las Rectaflex, explicaba graficamente el sorprendente avance tecnológico que implicaba el uso del pentaprisma de techo, trasladando al visor una imagen exactamente igual a la real. Esto queda representado por un dibujo de Saturno con sus anillos y una de sus lunas debajo, dibujo que quedaba reproducido en el visor en la misma posición, por eso el recuadro del dibujo inferior representa exactamente la misma imagen. Esto hoy en día nos parece una obviedad, pero en la época era un avance incomprensible, pura magia según anunciaban en la publicidad de la feria mundial de Milan donde la presentaron. De modo que para hacer justicia, cuando uséis una cámara réflex, pensad que esto se le ocurrió a este tipo Telemaco Corsi que ante todo era un apasionado de la fotografía.

logo rectaflex

 

Un poco de historia…

http://www.arvaliastoria.it/public/post/rectaflex-428.asp

Anuncios