Prominent

La Voigtländer Prominent salio muy tarde al mercado, era grande, pesada y torpe (900r. con el Ultron), ademas tenía de un abanico muy limitado de objetivos disponibles,  cuales son las extrañas razones por las cuales se cotizan tanto estas cámaras?, he llegado a verlas incluso por encima de lo que cuestan muchas Leica.

En los años 50, la industria Japonesa era ya muy avanzada, con modelos tanto Nikon, Canon como de otras marcas que ofrecían mecánica de alta precisión y óptica de primera linea, en Europa Leica era la reina indiscutible y las Prominent por tanto, no tenían cabida en un mercado tan competitivo y tan avanzado, quisieron sacar  una cámara competitiva en ese entorno tan hostil y no les salió nada bien. En cambio, hoy en día, quizás por la rareza o por razones que no acierto a comprender, tienen un valor muy alto de cotización.

Yo las tengo desde hace muchos años y nunca les he dado mucho uso, son extremadamente incomodas, enormes y pesadas, nunca comprendí muy bien su éxito.

Voy a tratar de describir  las sensaciones que me transmite esta exitosa saga. En la mano es un poco incomoda, tiene una proporciones muy cuadradas y se hace complicado ya el cogerla, esta construida en torno a un bloque central que engloba el obturador que es un Synchro-Compur y todo el plano focal, mediante el movimiento de este bloque se logra el enfoque, accionando con una incomodisima rueda en la parte superior izquierda que condiciona todo el diseño del telémetro de modo que en esta cámara esta a la inversa que en cualquier otra cámara telemetrica, es decir, visor a la derecha y ventana del telémetro a la izquierda, cuando la coges por primera vez, tiendes a mirar por donde no hay ventana para el visor y te haces la picha un lío durante mucho tiempo hasta que le coges el tranquillo.

Luego tienes el avance de la película y armado de la obturación en la parte derecha, pero el movimiento de armado es también al contrario que en las demás, es decir, inversamente al giro de las manecillas del reloj, lo cual añade mas confusión al asunto y mas periodo de adaptación, si surge algo que quieres retratar de manera instintiva no podrás salvo que estés muy muy acostumbrado a este chisme. Si tiene algo bueno es la carga de la película, simplemente abrir el respaldo sin que ninguna parte se te quede en las manos y enganchar la punta del rollo al eje de arrastre, esto si que es muy positivo. En cambio la puesta acero vuelve a ser un suplicio, hay que levantar la rueda de avance y ponerlo a cero manualmente. El rebobinado tiene el mecanismo oculto en la rueda contraria, la que hace las veces de rueda de enfoque.

La tarea de enfoque es complicada, el modus operandi es incomodo como ya he explicado, pero es que la operación en el visor no mejora mucho, el parche del telémetro es pequeño y no muy brillante así que en según que condiciones de iluminación es incluso imposible de utilizar, en la calle con mucha luz y motivos contrastados no habrá problema, pero en interiores la cosa se complica bastante, el encuadre igualmente es complejo por lo pequeño del visor y lo confuso de los trames (solo tiene dos) y acertar con la composición va a ser un poco difícil.

Los materiales están fuera de toda duda, es mecánica de un nivel bastante alto, sin llegar a la precisión de Leica pero de noble y buen acabado, el objetivo de la prueba es un Ultron 2/50mm de muy buena factura, diseño planar de seis lentes con revestimiento, esto permitirá usar tanto película en B/N como en color, se comporta muy bien ya desde máxima abertura, pero mejora bastante a medida que cerramos uno o dos pasos.

Lo cierto es que para mi no hay cámara fea y esta no lo es, pese a las incomodidades mencionadas, la quiero en mi colección, forma parte de la historia y como yo soy de poco cambiar de objetivo, para mi con el Ultron 50 hace una buena pareja, eso si, no es cámara para todos los dias.

Ultron 50.20

img052

Imagen tomada con una Prominent I y el Ultron 2/50 en el Alto Maestrazgo, en Villafranca Del Cid año 1995 con película Kodak T-Max 400. Se  trata del momento justo en el que sueltan unas reses celebrando  un evento de Bous al Carrer.

Anuncios