bessa 2

Corría el año 1929, la banda de Al Capone cometía la masacre de San Valentin, el dirigible alemán Zeppelin daba la primera vuelta al mundo aérea, daba comienzo una de las épocas mas dramáticas de la historia con la gran depresión derivada del Crack de la bolsa de New York,  la India se independizaba del Reino Unido y en España se firmaba el acuerdo de adhesión al tratado de Washington por el que se fijaba el horario laboral en jornadas de 8 horas diarias y 48 semanales como máximo, y ese mismo año salía de las factorías de Zeiss Ikon en  Braunschweig una de las sagas de cámaras fotográficas mas afamadas de la historia; las Bessa, que vendrían a registrar gráficamente nuestras vidas, sobre todo en las tres décadas posteriores y aun hoy hasta nuestros días casi 80 años después.

Las Voigtländer Bessa originales son unas cámaras plegables de formato 6×9 de muy sencilla y muy robusta construcción, es muy complicado encontrarlas con el objetivo en perfecto estado, el Voigtar 6.3/105 es un ligero angular tipo Tripete de Cooke que te permite realizar la gran mayoría de tomas que puedes precisar en un viaje, en su época era la cámara de reportaje preferida por los reporteros ya que podía usar película en rollo para tomar hasta 8 fotos seguidas sin reponer la película, antes de eso había que cambiar de chasis para cada foto.

El manejo no puede ser mas sencillo, utiliza rollos de formato 120 para las 8 tomas de 6×9, la ventana posterior cubierta por un filtro rojo será el contador de las exposiciones, una vez situado en la toma nº 1 la tenemos lista para el uso. La abertura muestra tres únicas posiciones, 6,3  11 y 22 y el obturador tiene solo 5, T B 100 50 y 25, mas que suficiente para la gran mayoría de tomas. El enfoque por estimación va desde 1,5m hasta infinito, con tres grandes zonas marcadas en rojo con sus denominaciones en alemán que corresponden a Paisaje, Grupo y Retrato. Mas abajo os dejo un pdf con las instrucciones originales en Aleman.

La sensación en las manos es de una ligereza sorprendente, normalmente las cámaras antiguas de fuelle son bastante pesadas y en cambio al coger esta por primera vez, parece que estuviese vacía y en que en realidad dentro no hay prácticamente nada, ni siquiera hay conexión del obturador con ningún boton disparador, el armado y el disparo se hacen en un unico gesto ya que el obturador es del tipo Prontor, siempre listo.

Yo la llevo siempre lista en posición paisaje, a f11 y con la velocidad máxima de 1/100, siempre con película bajo la norma ISO 100 ya que esto me ahorra cálculos mentales y salvo que vaya a disparar a algún motivo muy en sombra, siempre deja una buena exposición si la película es de corte clásico, la imagen de muestra fue tomada en posición grupo con esta abertura y a la misma velocidad, tomada con película Shanghai GP3 y revelada con R09.

No le pidais una calidad asombrosa a esto porque no la tiene, en su época, las fotos se copiaban mayormente por contacto, estamos hablando de principios del siglo XX.

Para el encuadre que lógicamente será por estimación, hay dos opciones, un visor óptico orientable, que permite componer tanto las tomas apiadadas como las verticales y el de marco, que sin duda es el mas limpio y claro de cuantos nos ha dado la historia de la fotografía, al carecer de elemento óptico alguno, proporciona la imagen mas nítida de cuantos visores podamos usar, ademas es el mas sencillo y económico de todos.

No me voy a extender mas porque no hay nada mas que apuntar, os invito a adquirir una de estas clásicas que podréis encontrar por cuatro perras y a disfrutar de la fotografía de la forma mas pura y espartana.

10418355_10204042533207157_7384466016524575352_n

bessa 1

bessa 1929 manual

Anuncios